jueves, 1 de junio de 2017

PIZZA FRITA NAPOLITANA

La pizza frita es un plato clásico napolitano surgido por necesidades económicas después de la segunda guerra mundial. La creatividad de las mujeres italianas puesta a prueba una vez mas dio a luz este plato callejero convirtiéndose en un rico snack en las calles de Nápoles, sin embargo no trascendió mucho las fronteras como ocurrió con otras creaciones culinarias italianas.

La pizza frita napolitana no debe confundirse con la pizza frita escocesa que es otra cosa completamente diferente. La napolitana básicamente es un pequeño calzón frito, pero hoy hay otros formatos con forma de disco similares a la empanada gallega. Un relleno típico es de ricotta con albahaca y panceta o fiambre, pero también los rellenos varían, por lo que para este post elegí un relleno clásico que me gusta mucho de jamón, queso y morrones para estas pizzas fritas.

Ingredientes para la masa de 4 pizzas fritas:
250 gr de harina, 10 gr de levadura fresca, 150 cc de agua, 1/2 cdita de sal, 1 cda de aceite de oliva.

Relleno:
Salsa de tomate, jamón cocido, queso mantecoso, morrones y aceituna picada sin carozo a gusto.

En un bowl mezclar la harina con la levadura desmenuzada con la mano y revolver para que la levadura tome contacto con su alimento, luego agregar la sal y revolver nuevamente, finalmente agregar el agua y el aceite de oliva y revolver hasta formar grumos groseros.
Pasar a la mesada y amasar hasta obtener una masa suave pero consistente, el punto es que cuando se hunda un dedo la masa reaccione intentando volver como se muestra en la fotografía siguiente. No se debe amasar mucho sino lo suficiente, la masa no debe quedar muy blanda pues se romperá al manipularla para freír, por lo que un punto indicativo es que no se pegue a las manos:


Poner a leudar en un lugar cálido dentro de un bowl tapado hasta duplicar el volumen. Finalizado el leudado separar el bollo en cuatro porciones y bollar cada una nuevamente como se muestra en la fotografía siguiente:


Espolvorear la mesada y el bollo con harina y proceder a estirar con la punta de los dedos como se muestra a continuación:


Colocar el relleno: una cucharada generosa de salsa de tomate, jamón cocido, queso mantecoso, morrones y aceituna picada sin carozo, sin invadir los bordes del disco pues de lo contrario no cerrará la masa:


Mojar con agua los bordes y doblar la pizza en forma de medialuna.
Cerrar aplastando 1 cm antes del borde con el dedo (no se debe llegar hasta el borde) como se muestra en la fotografía siguiente, de este modo se formarán los labios característicos de esta pizza durante la cocción:


Freír en aceite neutro a 175-178ºC:


Una vez dorada la cara de abajo, dar vuelta y dorar la otra, terminada la fritura poner a escurrir el aceite remanente de la pizza sobre papel absorbente:


Servir caliente entera sin cortar, yo la corté a propósito para mostrar como queda el interior de la pizza:


En la fotografía siguiente se observa con más detalle como queda la masa cocida:




No hay comentarios:

Publicar un comentario